1917-2017 ¿Qué sucedió realmente en Fátima? (VII)



Los “Secretos” al descubierto ¿Qué  "verdades" han revelado?

Si la supuesta aparición mariana durante seis meses consecutivos y el alarde tecnológico del 13 de octubre, son considerados como dos importantes pilares sobre los que se asienta este extraño episodio, los famosos “tres Secretos”  vienen a completar lo que sería la arquitectura final de una historia que, cien años después, aún sigue suscitando apasionados debates y dudas más que razonables sobre la verdadera naturaleza de aquel episodio ocurrido en el Portugal profundo de la I República, episodio al que no leson ajenas las convulsas relaciones Iglesia-Estado y las posteriores manipulaciones que se hicieron por parte de un importante sector del clero (los jesuitas) para darle un sentido coherente a la aparición de un misterioso Ente de connotaciones extraterrestres, guste o no el término. Según Lucía dos Santos, la auténtica protagonista de esta historia, ese Ser misterioso que describió inicialmente como la Señora o Mujercita y que se comunicaba con ella de manera telepática, le dio tres SECRETOS que la entonces niña guardó en su memoria porque no sabía leer ni escribir. Sería años después cuando formando ya parte de una congregación religiosa, la Orden de las Carmelitas Descalzas, aprendería a escribir y, por tanto, redactaría esos secretos. Muchos investigadores no aclaran si se trata de un SECRETO en tres partes o, por el contrario, son tres bien diferenciados. Sea como fuere, los dos primeros se revelaron en 1942, en plena II Guerra Mundial.

1917-2017 ¿Qué sucedió realmente en Fátima? (VI)

Unos “Soles” de alta tecnología frente al desconocimiento humano de aquellos años

Estamos convencidos que si el caso Fátima hubiese tenido lugar en nuestra época, a nadie se le hubiese ocurrido imaginar que estaríamos ante la evidencia de una aparición mariana y sí, por el contrario, frente un extraño acontecimiento de cualquier otra enigmática naturaleza, menos la estrictamente mística o religiosa. La descripción del Ente luminoso que se apareció a los pastorcillos un 13 de mayo sobre aquella encina de los campos de Cova de Iría, una especie de holograma de escasa estatura que ellos definieron con el lenguaje coloquial de las cosas sencillas que conocían, habría sido definido  e interpretado por cualquier persona medianamente ilustrada por otro modelo de definición sin recurrir a una imagen icónica de la Virgen María. ¿Porqué…?  ¿Quizá por la relativamente escasa  religiosidad de esta época? No, probablemente porque el Ente de la aparición tiene demasiadas connotaciones con otros modelos míticos que existen en el ideario popular en base a la información que ya es de conocimiento público: seres de pequeña estatura, grandes ojos, boca pequeña, que hablan sin mover los labios y parecen jotar en sus movimientos, como si no estuvieran sujetos a las reglas de la gravedad terrestre y que se asocian a presuntos alienígenas, seres de otros mundos que presumiblemente visitan nuestro planeta, cuya imagen ya ha sido reportada en infinidad de casos de probables avistamientos.

1917-2017 ¿Qué sucedió realmente en Fátima? (V)

¿Necesitó la Virgen unos ingenios aéreos para convencer a la gente? Imágenes reveladoras del enigma de Fátima

Si todo cuanto aconteció en Fátima en el año 1917, desde el 13 de mayo al 13 de octubre,
hubiese quedado circunscrito a la mística visión de un ser luminoso de pequeña estatura flotando sobre una encina, con un rostro de grandes ojos negros y boca pequeña, con una indumentaria inusual y una extraña bola transparente a la altura del pecho, posiblemente el caso de Fátima hubiese sido una de las muchas apariciones atribuidas a la Virgen que supuestamente han ocurrido a lo largo de la Historia y todo quedaría resumido en un milagro para los creyentes y en un hecho cuestionable para los demás. Pero el 13 de octubre de 1917, durante la última aparición anunciada, se produjeron unos fenómenos aéreos que escapan a la comprensión humana. La evolución de aquellos artefactos luminosos sobre los millares de personas que abarrotaban los campos de la Cova de Iría ese lloviznoso mediodía, que se llamó popularmente “el baile del Sol”, aporta a este caso unas connotaciones tecnológicas, unos artefactos mecánicos aéreos, que distorsionan la casuística e inevitablemente nos llevan a evaluarlo desde una perspectiva distinta a la de cualquier creencia religiosa.

1917-2017 ¿Qué suedió realmente en Fátima? (IV)

Unos pastorcillos muy moldeables y perfectamente manipulados


Se ha comentado por parte de muchos investigadores del Caso Fátima que los principales protagonistas de toda esta historia, los tres pastorcillos, fueron las primeras víctimas del caso. Dos de ellos perderían la vida en los dos años inmediatos a la fecha de la última vez en que se produce la aparición, el 13 de octubre de 1917, aunque por culpa de una pandemia (la llamada gripe española) que provocó millones de muertos en los cinco continentes a partir de 1918. La tercera protagonista –Lucía dos Santos- sería recluida en un Convento al cumplir 14 años. Gozaría de una larga vida y moriría a la avanzada edad de 97 años otro día 13, pero éste de febrero y en el año 2005. De la supuesta aparición mariana se han escrito miles de páginas y quizá otras tantas estén aún por escribir, pero la verdad exacta de lo que pasó solo la conocen unas pocas personas: aquellas que custodian las actas originales y que recogen las primeras declaraciones de los niños; también  quienes, en un momento determinado, tuvieron acceso a su lectura y descubrieron que este famoso caso en poco o nada se relaciona con una aparición mariana, por lo que mantiene todavía unas extrañas y misteriosas connotaciones a día de hoy, cuando está a punto de cumplirse el primer centenario del suceso.

1917-2017 ¿Qué sucedió realmente en Fátima? (III)

La descripción del ser luminoso que vieron los niños ¿encaja con la semblanza de la Virgen?

Descripción de la aparición e imagen idealizada
Las actas originales que se hicieron en su día, después de tomarles declaración a los videntes, ofrecen una auténtica semblanza del “ser luminoso” que los niños dicen que vieron flotando sobre la famosa encina. Pese a que fueron tratados con mucha dureza dialéctica por su propia familia y por los clérigos que les interrogaron, e incluso fueron arrestados por las autoridades civiles, ellos nunca dijeron haber visto a la Virgen, sino a un ser brillante de poco más de un metro de estatura al que definieron como la “señora o mujercita”. Este Ser hablaba sin mover los labios y cuando descendía del árbol parecía hacerlo sobre una especie de rampa luminosa. De los tres vidente, Francisco aseguró que nunca escuchó nada y Jacinta, su hermana, la escuchaba algunas veces. Solo Lucía aseguró oírla siempre, aunque sus labios no se movieran al hablar ¿Telepatía? La descripción física puede decirse que “escandalizó” a los oyentes, especialmente al describir sus ropajes: una extraño tocado en la cabeza ¿una escafandra transparente? Una especie de capa como “acolchada”, un vestido largo hasta las rodillas y en sus manos una bola como de cristal. En cuanto a su rostro, destacaron una tez muy brillante, de líneas suaves, grandes ojos negros y boca muy pequeña.

1917-2017 ¿Qué sucedió realmente en Fátima? (II)



Los testigos vieron cómo uno o dos “soles” evolucionaban en el cielo lloviznoso de aquel 13 de octubre. Pero ¿realmente era el Sol?



Uno de los efectos más misteriosos y controvertidos de todos cuantos ocurrieron en Cova de Iría a lo largo de los 6 meses que duró el fenómeno de la supuesta aparición (recuérdese que fue el día 13 de cada mes, desde mayo a octubre) fue sin duda el llamado “baile del Sol” sobre las cabezas de la muchedumbre que aquel lluvioso día de octubre de 1917 se concentró en toda la zona donde presumiblemente se aparecía la Virgen. Se habló de 70.000 personas, una cifra que parece a todas luces exagerada, sin embargo el enorme gentío que podemos apreciar en las imágenes que tomó Josua Benoliel, un prestigioso fotógrafo portugués, debió estar compuesto por varios miles de testigos que presenciaron el prodigio “in situ” presos de un notable grado de estupefacción, nerviosismo y temor, a juzgar por las imágenes.